Acuarela extra fina Mir en caja madera

Acuarela extra fina Mir en caja de madera. Altea, La Terreta Bellas Artes

La acuarela pertenece a la familia de las técnicas húmedas. Una pintura transparente que usa de disolvente un elemento tan simple y facil de conseguir como el agua. En la acuarela la luminosidad viene dada por el papel utilizado como soporte. Asimismo es el propio papel quien proporciona generalmente el color blanco.

Se elabora la acuarela con…

Se elabora con los tradicionales pigmentos permanentes que intervienen en el caso del Óleo.  La solución acuosa habitual de goma arábiga hace la función de aglutinante favoreciendo la adherencia de la finas  partículas de pigmento, las cuales son retenidas entre las fibras que forman el soporte, el tradicional papel.

En el caso de la acuarela, la evaporación del agua empleada como disolvente proporciona un secado muy simple. Otra de sus ventajas es que puede recuperarse la pintura que ha quedado seca en la paleta añadiendo simplemente agua y de nuevo puede volver a ser utilizada. De esta manera no se desperdicia material. La misma observación sobre los colores Tono en Óleo, si estamos familiarizados con ellos,  es aplicable a la Acuarela MIR.

acuarela extrafina mir la terreta altea

Acuarela, de claro a oscuro.

El blanco como es sabido lo proporciona la base de papel, al cual se le aplican capas semitransparentes superpuestas para poder obtener tonos más oscuros.

Acuarela húmeda

Una técnica ampliamente empleada es la acuarela húmeda o del papel mojado. Se humedece la base y con el pincel bien empapado de color efectuamos pasadas horizontales, suavemente, inclinado el papel para obtener degradados. Después, ya seca la capa, se le pueden superponer más baños. Si los baños previos no han secado los colores se mezclan, pudiendo producirse efectos no deseados. Mientras que el papel este húmedo, si añadimos colores o tintas, tenderán a expandirse, pudiendo resultar efectos muy llamativos y curiosos. Se puede usar también el goteo.

Acuarela seca

Otra modalidad es usar de base papel seco. Se aplican baños tenues, esperando al secado de la capa anterior. También se podrían emplear colores intensos y finales. Normalmente, se combinan ambas técnicas, la húmeda para cubrir superficies grandes, segundos planos, fondos, cielos, etc., y la seca para destacar primeros planos.